Inicio / Panorama TIC /Seis grandes tendencias globales
Seis grandes tendencias globales

Pulso de Telefónica (Diciembre, 2012) | Viernes, 14 de diciembre 2012

Seis grandes tendencias globales

Las TIC modelan una nueva sociedad en el que las formas de trabajar y hacer negocios dependerán de las necesidades emocionales: ocio, libertad, solidaridad, creatividad, realización.

Las nuevas tecnologías seguirán siendo uno de los principales motores de la evolución sociológica. Cadena de causas y efectos: las herramientas TIC conducen a cambios sociales, los cambios sociales implican nuevas necesidades tecnológicas.

Ariane van de Ven, experta en Global Trends de Telefónica Digital, anticipaba las grandes líneas de transformación para las próximas décadas en una conferencia organizada por la red de conocimiento eKiss Universitas, de Telefónica. En el 2020, el 60% de la población mundial vivirá en grandes urbes y unos 254 millones de personas habitarán en solitario casas individuales e hiperconectadas. Si hoy el 33% trabaja en movilidad, en ocho años lo hará el 50%.

La emigración será más dinámica, la gente cambiará de país para trabajar por motivos como el clima o el ocio. Las empresas desplazarán a sus profesionales por periodos cortos para vivir en varios países sin sensación de desarraigo. Se disparará el número de hogares multigeneracionales con al menos un miembro de más de 65 años, la novedad es que todos serán usuarios intensivos de las TIC. En Reino Unido crecen un 7% anual, por ejemplo.

El envejecimiento de la población acarreará nuevas necesidades de entretenimiento para personas mayores con un perfil cada vez más proactivo. Dentro de ocho años, 50.000 millones de dispositivos estarán conectados. Las TIC permitirán a cada individuo desarrollar intereses propios más genuinos y vincularlos estrechamente con la vida profesional. “Será clave la forma comunitaria y creativa de compartir el conocimiento para satisfacer las aspiraciones emocionales. Ellas marcarán el camino”, explica Ariane van de Ven.

Tendencia global #1: Ritmo acelerado

La competencia global acelera los cambios sociales a ritmo creciente. Quedarse quieto es retroceder. Hoy el internauta puede saturarse de información, pero en un futuro cercano esta pasará por filtros inteligentes que la transformarán en información organizada y después en conocimiento ajustado a cada interés individual. Los jóvenes exigen formar parte de este ecosistema y enriquecer contenidos al cruzarlos, esperan aplicaciones capaces de simplificar de forma gráfica el sentido de la información compleja.

Las tabletas y el vídeo anticipan la evolución de dispositivos mucho más inteligentes y la Red se transformará en un canal de educación especializada. Los programas de open data como el de la Alcaldía de San Francisco, California, ya son un caso de éxito en este tipo de implicación comunitaria: decisiones políticas más eficientes, más reactivas, gracias a la participación y al control del ciudadano.

Tendencia global #2: Mentes curiosas

Alimentar la curiosidad en un mundo que pone toda la información global al alcance de un clic es una prioridad de los servicios tecnológicos. Huir del aburrimiento estimulando la imaginación será vital para generar innovación en tiempos de incertidumbre. Se trata de renovar el espíritu infantil del juego porque la gente curiosa ve mucho mejor las oportunidades personales y profesionales. La creatividad es determinante a la hora de explorar y explotar las pasiones, de crear una vida profesional fundada sobre esa base. Su objetivo es la realización, la felicidad.

Ya hay ejemplos de esta tendencia, tanto en el terreno de la innovación como en el del nuevo usuario al que se dirige: la empresa israelí GM Human ha desarrollado un software para que los niños usen las ventanillas traseras de un coche como pantallas táctiles donde jugar, dibujar e inventar. También para que los adultos trabajen como niños.

Tendencia global #3: Identidad múltiple

Nadie estará obligado a ser uno mismo de una sola forma todo el tiempo. El mundo virtual permitirá desglosar la propia personalidad en identidades diferentes: abogada, madre, cocinera, ciclista, recaudadora de fondos para iniciativas solidarias… un todo en uno pero cada faceta por libre. Esto permitirá experimentar con la propia personalidad, hacerla más rica y diversa, interactuar con grupos cada vez más dispares pero al mismo tiempo cercanos, desarrollar más habilidades y por tanto oportunidades de crecimiento personal y profesional. Las TIC actuarán como asesores para impulsar en red estos nuevos perfiles.

Aquí cabe todo en productos y servicios: por ejemplo la pulsera inteligente Up de Jawbone, un asistente personal que registra la actividad de su usuario y a través del smartphone le recuerda hábitos de consumo saludables, dieta sana y programas personalizados de ejercicio.

Tendencia global #4: Gestión del perfil

La reputación online será determinante para desarrollar las propias iniciativas profesionales en un entorno que multiplicará las redes sociales de autoempleo, de búsqueda de talento o de colaboración empresarial. La popularidad y la capacidad de influencia en la red son valores en alza del prestigio competitivo y del currículum, cada vez habrá más compensaciones por parte de las empresas a las personas relevantes. Por ejemplo, regalos de un sello discográfico a los usuarios con opiniones influyentes en el mundo de la música.

Por eso ya existen compañías que recuperan todo el legado digital del cliente —disparado su volumen con la irrupción de smartphones y tabletas—, gestionan todas sus huellas e intervenciones online, las organizan y seleccionan, eliminan las meteduras de pata, definen y aseguran los límites de su privacidad y crean un perfil personal/profesional que mejora su capacidad de negociación ante cualquier oferta.

Tendencia global #5: Espíritu colaborativo

La gente preferirá invertir en los proyectos más cercanos a sus intereses, en lo más humano, para embarcarse en iniciativas económicas a pequeña escala —da igual si al lado de casa o en el otro extremo del planeta— con respeto medioambiental y relaciones económicas justas. Estas participaciones individuales implicarán un salto cualitativo y cuantitativo en la red de cooperación planetaria.

Las ideas creativas actuarán como la materia prima de esa colaboración porque las tareas rutinarias cada vez estarán más automatizadas. La firma norteamericana Odex apunta ese camino: conecta a profesionales y empresas con el perfil perfecto para sintonizar en el desarrollo de negocios conjuntos.

Otro ejemplo es la academia Wayra, un semillero de jóvenes emprendedores que, con el apoyo de Telefónica I+D y su know-how, podrá transformar excelentes ideas en empresas de éxito.

Tendencia global #6: El éxito es de todos

Las tendencias de consumo cambian para siempre. Los jóvenes anticipan nuevos conceptos sobre la propiedad, la realización personal, el binomio trabajo/vida privada, la acción gregaria para mejorar la calidad democrática de sus países. 800 millones de personas ya participan en proyectos cooperativos online. Es el nuevo sentido que otorgan a sus vidas, muy diferente a la fórmula éxito profesional = éxito económico de las generaciones precedentes. Las empresas tendrán que adoptar sistemas de trabajo más flexibles para que la gente pueda realizarse personalmente con más facilidad, tanto fuera como dentro de sus organizaciones.

Se trata de una conciencia emergente, pero también es un filón de oportunidades de negocio. Ejemplo: la compañía Rowe desarrolla un programa de captación de profesionales para compañías cuya única condición es el resultado, sin planteamientos laborales previos. Usted cumple, cómo lo hace es cosa suya.

Más artículos de nuestros clientes